lunes, 07 de enero de 2008
"Z proclama su fe en el ADN de la democracia desenterrando el hacha de guerra y advirtiendo, desde la lejanía y seguridad de sus filas a la Iglesia Católica que pondrá a “Cada uno en su sitio”, que es lo mismo que decir que está firmemente decidido a repartir hostias a puñados a los repartidores de obleas individuales."

A raíz de la última concentración de las familias cristianas a Z se le ha torcido el rictus y a Pepino se le ha puesto la bilis color violeta de genciana. Oigan, y yo no me lo explico Pero ¿A que vienen esos temblores, hombres de Dios? Pero si las familias católicas somos inofensivas; si lo único que queremos es vivir en paz, cuidar de nuestros mayores y de nuestros hijos, tener trabajo para pagar las letras, comer y vestir, y llegar a final de mes con la cuenta más o menos decente. Ya está, queridos hermanos.

¡Madre del Amor Hermoso, la que han liado! No sé que miedos se les han desatado para arremeter con tanta contundencia contra los obispos que manifestaron su opinión, que no deja de ser la misma que viene comandando la Iglesia Católica desde hace más de 2000 años.

Pepino amenaza con borrarse del catolicismo si los obispos no se arrodillan y piden disculpas por las graves ofensas que según él les han sido proferidas a estos hermanos y hermanas del bendito desgobierno que, como una pesada cruz llevamos a cuestas desde hace cuatro años los pobrecitos españoles, almas de Nuestro Señor. Oh no, Pepino, no nos abandones, por todos los Santos, perdónanos a nosotros, pecadores que no hemos sabido leer la Biblia bajo vuestro particular prisma progre y darnos cuenta de que toda ella rezuma educación para la ciudadanía socialista, como bien nos has advertido.

Z proclama su fe en el ADN de la democracia desenterrando el hacha de guerra y advirtiendo, desde la lejanía y seguridad de sus filas a la Iglesia Católica que pondrá a “Cada uno en su sitio”, que es lo mismo que decir que está firmemente decidido a repartir hostias a puñados a los repartidores de obleas individuales. Y es que le irrita la falta de caridad cristiana que percibe en el ambiente al escuchar las críticas contra sus desmanes totalitarios que pretenden llevar el timón del barco en el que navegan las familias católicas ¡Vaya por Dios! Que contraste más espectacular de trato entre los hombres de la Iglesia y los “hombres de paz” de la ETA, empeñado en dialogar de buen talante con estos últimos no dudó en reunirse y sentarse a la mesa de la negociación cuantas veces hiciera falta. Tenía esperanza el mozo.

Dice Z que la fe, la moral y las costumbres no se deben imponer ¡Ave María Purísima! ¡Pero si eso es lo que estamos tratando de defender las familias católicas, hombre de la caridad! ¡Que os quedéis vosotros con las vuestras, y no sigáis tocándonos las narices queriéndonoslas imponer!

Mira Z, escucha Pepino, os lo diré de forma elegante por lo regia: ¿Por qué no te callas?

Publicado por Lua.Coro @ 0:23
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Moebiussss
martes, 08 de enero de 2008 | 8:45
Zapatero representa la vuelta del PSOE de la II República, un partido antidemocrático cuya ´´unica meta es el poder a costa de lo que sea.
El PSOE entiende el poder como un religión y por eso la competencia es la Iglesia Católica