jueves, 10 de enero de 2008
Los logros de Z se pueden resumir con capitales en el reverso de una caja de cerillas, pero deben de ser explicados, difundidos, subrayados, revelados, para acercar a la sociedad los mensajes de la secta con claridad.


El PSOE es sabedor de que tiene la batalla política perdida en los predios de la red. Es este universo invisible territorio comanche en el que todavía se disfruta de total libertad de opinión y prensa por quedar fuera del alcance de las manos de los lobbies mediáticos que controla el oráculo Ferraz. La estrategia de la siniestra se ha dirigido a colocar en los más concurridos foros y blogs de Internet, a foreros plastas, comentaristas y picacerebros de última generación, que son los encargados de transmitir la consigna del señor Z y su buena nueva, de entorpecer los consensos de sentimiento liberal, de rebatir todo argumento desde un criterio de uniformidad guiada. De reventar la fiesta, vamos, a poder ser.

Estos niños –y niñas- índigos son de muy peculiar perfil. El libro de estilo indica que deben de mostrarse sensatos y conciliadores, pero firmes y asertivos en los principios máximos. Los logros de Z se pueden resumir con capitales en el reverso de una caja de cerillas, pero deben de ser explicados, difundidos, subrayados, revelados, para acercar a la sociedad los mensajes de la secta con claridad. Ellos ponen el ordenador, orinal y botijo, el partido. Cualquier casa del pueblo, asamblea local, junta directiva o comisión festera, establecerá los principios apostólicos de esta comunidad de almas que busca la salvación del voto cautivo, del indeciso el rescate del limbo y la resurrección final del gran bobo.

No pierdan un minuto con ellos. Son caso perdido.

Publicado por juan.sinmiedo @ 17:14
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios